Tarta helada de nata y praliné de Almendra

Se termina el verano pero en casa seguimos consumiendo helados y un buen ejemplo es esta tarta helada tan sencilla, y deliciosa que se hace con o sin thermomix en un momento, tiene de bueno además que al ser helada la puedes tener preparada con antelación y así cuando tengas invitados solo tendrás que sacarla y a disfrutar.
En este caso el praliné  es de Almendra, pero sin duda puedes prepararlo con la misma cantidad del fruto seco que te guste más, como avellanas, nueces, cacahuetes, o piñones.
Si sabes hacer un caramelo, no tendrás mayor dificultad, y si no sabes, yo te lo explico para que te quede perfecto! Ok?
INGREDIENTES:
150g de azúcar 
  • Unas gotas de limón 
  • 100g de almendras crudas
  • 75g de galletas María o tus favoritas 
  • 500g de nata para montar 
  • 375g de leche condensada 
PREPARACIÓN :
Comenzamos poniendo el azúcar con unas gotas de jugo de limón o agua  en un cazo o sartén antiadherente al fuego medio para fundir el azúcar y obtener caramelo, mejor no utilizar ningún cubierto para el caramelo, pero te irá bien para añadir las Almendras cuando ya esté dorado, una espátula de silicona para remover y que se tuesten las Almendras en el, mantén el fuego bajo y no dejes de supervisar, cuando estén doradas  vierte sobre papel de horno la mezcla y deja enfriar la placa resultante, y reserva, 
Una vez fría y cristalizado el caramelo vamos a partirlo y a triturarlo un poco grueso en el vaso de thermomix 3”V5  o en una picadora  potente, hasta tener un aspecto como el de la imagen, reservamos.
Continuamos triturando ahora en el vaso limpio las galletas 10”V 7 y vertemos sobre un molde redondo desmontable de unos 20cm y aplastamos con un vaso formando una capa homogénea en la base del molde,  reservamos .
Con el vaso bien limpio o en una amasadora montamos la nata bien fría con la mariposa puesta a V3’5 sin tiempo, vamos a dejarla semimontada con textura cremosa y a continuación añadiremos la leche condensada y programamos  5” V2’5 para integrarlo todo, y ya podemos montar la tarta, vertemos la mitad de la crema en el molde, y cubrimos con la mitad del praliné en una fina capa, vertemos la otra mitad de la crema encima y cubrimos de nuevo con el resto del praliné y guardamos en el congelador mínimo 5h,  tapando con film para que no coja olores y para servirla la desmoldamos congelada y la dejamos fuera a temperatura ambiente 20’ o hasta que podamos cortarla sin dificultad, es una delicia! 
Yo lo que sobra lo suelo guardar de nuevo ya en porciones y así cuando quiero consumir un trozo saco solo ese, y el resto sigue en el congelador .
Es una tarta deliciosa y con poco trabajo, os sorprenderá el resultado por que es espectacular! 


Os dejo un paso a paso detallado para que nadie se quede sin probarla ....


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Adbox